Top 10 palabras similares o sinónimos de diablintes

námnetes    0.869050

coriosolites    0.858223

redones    0.842259

eburovices    0.836095

cenómanos    0.827628

osismos    0.827549

lexovios    0.827525

branovices    0.827234

cáletes    0.821023

velavios    0.818539

Top 30 palabras análogas o sinónimos de diablintes

Article Example
Diablintes Su posición puede calcularse a partir de la enumeración de Plinio, cariosvelites, diablindos, redones. La capital de los diablintes, según Ptolomeo, era "Noeodunum", probablemente la "Nudium" de las Tablas. La Notitia de las provincias galas, que pertenece a comienzos del siglo V, menciona la "Civitas Diablintum" entre las ciudades de Lugdunense Tercia. Un documento del siglo VII habla de "condita Diablintica" situada en "Pago Cenomannico" (alrededor de lo que hoy es Le Mans), y así queda clara una ubicación de los diablintes. Este documento también ayuda a explicar por qué Ptolomeo usaba el nombre de aulercos para hablar tanto de los diablintes como de los cenómanos. Otro documento del siglo VII menciona un "oppidum Diablintes juxta ripam Araenae fiuvioli", donde Arena ("araenae") se identifica con el río Aron, un afluente del río Mayenne. La pequeña ciudad de Jublains (o Jubleins), donde se han encontrado restos romanos, no lejos de la ciudad de Mayenne al sureste, es probablemente la localización de la "Civitas Diablintum" y "Noeodunum" (también escrito como "Noiodunum").
Diablintes Los diablintes (también "diablintres, diablindi" o "Aulerci Diaulitae", esto es, aulercos diaulitas) fueron un antiguo pueblo de la Galia, una división dentro de los aulercos. Julio César ("Comentarios a la guerra de las Galias" Libro III. 9) menciona a los diablintes entre los aliados de los vénetos y otros pueblos de Armórica a quienes atacó César. Los diablintes figuran entre los mórinos y los menapios. El territorio de los diablintes parece que era pequeño y pudo haber estado incluido entre el de los cenómanos, o la anterior diócesis de Mans. (D'Anville, "Notice, &c."; Walekenaer, "Géog., &c." vol. i. p. 387.)
Diablintes La forma auténtica en que el nombre estaba escrito en César es dudosa. Schneider, en su edición de la "Guerra de las Galias", adopta la forma "diablintres", y hay buena autoridad en los manuscritos para esta opción. Los diablintes son los diablindos ("Diablindi"), a quienes Plinio (iv. 18) ubica en la Galia Lugdunense, y probablemente los aulercos diaulitas (lat. "Aulerci Diaulitae") de Ptolomeo (ii. 8).
Batalla del Golfo de Quiberón La alianza gala incluía a los vénetos (líderes de la rebelión), osismos, lexovios, námnetes, ambiliatos, mórinos, diablintes, menapios y britanos se prepararon para resisitir la respuesta romana.
Batalla del Golfo de Morbihan La alianza de pueblos galos se preparó para la venganza de César, vénetos sumaron a los osismos, lexovios, námnetes, ambiliatos, mórinos, diablintes, menapios y britanos.
Abrincates En el siglo V, cuando la autoridad de Roma empezaba a declinar, los abrincates se unieron a los cáletes, námnetes, redones, unelos, lexovios, esuvios, viducasses, andecavos, aulercos (Diablintes, cenómanos y eburovices), veliocases, parisios y vénetos en el seno de una vasta federación conocida con el nombre de "Confederación armoricana" destinada a derrotar a los ocupantes.
Aulercos De nuevo, en el Libro VII. 75, César menciona a los aulercos cenómanos y los aulercos eburovices. Aquí se refiere a los estados marítimos (II. 34) bajo el nombre de estados armoricanos; pero esta lista no concuerda con la que aparece en el Libro II. 34, y no contiene a los aulercos puesto que los aulercos no eran considerados una tribu marítima. César (Libro III. 17) menciona una tribu de diablintes o diablintres, a quienes Ptolomeo da el nombre genérico de aulercos. Parece, entonces, que aulercos era un nombre general bajo el que se incluían diversas tribus.
País de Caux Cáletes ("Caleti" en celta), significa «los valientes». En el siglo V, cuando la autoridad de Roma empezaba a declinar, los cáletes se unieron a los nánmetes, redones, abrincates unelos, lexovios, esuvios, viducasses, andecavos, aulercos (Diablintes, cenómanos y eburovices), los veliocasos, parisios y vénetos en el seno de una vasta federación conocida con el nombre de "Confederación armoricana" destinada a derrotar a los ocupantes. A menudo se afirma que la leyenda del rey Arturo, recogida por el poeta normando Wace, tiene en realidad su origen en los combates que se desarrollaron durante aquella época en el oeste francés.
Coriosolites El nombre aparece en Plinio (iv. 18) en la forma "Cariosvelites" y los menciona junto con los unelos, diablintes y los redones. Los coriosolites no son mencionados por Ptolomeo. Ninguna ciudad de estos pueblos aparece mencionada, y los Itinerarios no ofrecen carreteras en esta parte de Bretaña. Por lo tanto, sólo se pueden hacer conjeturas sobre su posición, que está determinada con cierta probabilidad que sea la diócesis de Saint-Malo, el único lugar que queda para ellos después de fijar la posición de las otras naciones aremóricas. El nombre parece estar conservado en Corseul, un pueblo entre Dinan y Lamballe, donde quedan los restos de una antigua ciudad romana.
Redones Los redones (en latín, "Redones") fueron un pueblo galo de la Lugdunense mencionado por Ptolomeo, quien dice que vivían al oeste de los senones en la ribera del Líger y su capital era "Condate" (Rennes). Plinio el Viejo los sitúa en la Lugdunense entre los diablintes y los túronos. Después de la batalla del Sabe (57 a. C.) César envió a su legado P. Licinio Craso con una legión al país de los vénetos, redones y otros entre el Sécuana y el Líger, y todos se sometieron. César los menciona entre los pueblos marítimos con el territorio en la costa del Océano (estados de Armórica). En el año 52 a. C. los redones enviaron un contingente a Alesia.